Las personas interpretamos la realidad en función de nuestros patrones de pensamiento. Las afirmaciones son expresiones realmente simples, breves y poderosas. Cuando dices, piensas, incluso los escuchas, se convierten en pensamientos que crean tu realidad.