En este momento estás viendo ¿Qué es un Japa Mala y por qué es tan poderoso?

¿Qué es un Japa Mala y por qué es tan poderoso?

Tiene el aspecto de un “collar” aunque su significado conecta con su origen etimológico en sánscrito, Japa Mala (pronunciado “yapa mala”, un instrumento de gran valor espiritual utilizado en el hinduismo y el budismo para la repetición de mantras.

¿Qué es un Mala?

Un mala es un rosario utilizado para contar la recitación de los mantras. 

Mala significa collar o guirnalda, es un elemento sagrado y se usa para meditar o, mejor dicho, para practicar japa. 

Japa es murmurar o repetir un mantra o nombres de una divinidad.

Siempre en múltiplos de 3, el mala tiene 108 cuentas. En el hinduismo este número es sagrado.  Aunque el hinduista a diferencia del budista, tiene 109, porque la última cuenta representa a Dios; la energía o maestro que te lleva desde la oscuridad hacia la luz. 

Esta cuenta de mayor tamaño sirve para indicar la terminación del mantra; a esta cuenta se le denomina la “cuenta del gurú”; es la más grande de la mala. Y al nudo que separa entre las cuentas se le conoce como brahma granthi o nudo de creación.

El número 108 (4 x 27 = 108) simboliza los cuatro cuartos de la luna (denominados Padas) en cada una de las 27 mansiones lunares, o constelaciones hindúes (denominadas Nakshatras) por las que transita la luna, según la astrología védica.

Pero también encuentras malas, por ejemplo, que tienen 27 ó 45 cuentas.

Cada vez que recita un mantra completo entonces se pasa a la próxima cuenta. Una vez que ha completado una vuelta del Mala y se llega a la “cuenta de gurú” entonces se invierte la dirección.

Debe girarse en dirección de las agujas del reloj con los dedos pulgar (que representa la divinidad o el estado de iluminación) y el dedo índice (que representa el ser individual); el hacerlo con estos dedos representa la unión de lo divino con lo individual, o la búsqueda de la iluminación.

Se dice que la cuenta 109 representa los solsticios de verano e invierno, cuando el sol parece detenerse en su curso.

 Un mala es un elemento sagrado, por eso no debe tocar el piso ni colocarse frente a los pies. También lo puedes guardar en una bolsita especial para asegurarte que esté bien cuidado y  sólo tú lo toques, debido a que va a cargarse con tu energía. Aunque también lo puedes usar colgado en tu cuello.

Tradicionalmente los malas son elaborados con semillas de Rudraksha y con un penacho en el centro. Actualmente es más común verlos de piedras y cuarzos naturales porque son más recientes.

Te recomiendo que una vez cada cierto tiempo, lo coloques debajo del sol para que se recargue de la energía vital, sobre todo si está hecho de cuarzos.


¿Para qué se usa?

Meditar con tu Mala siempre es más fácil

Así que si tienes un Mala úsalo para tu práctica, cuídalo, medita con él, busca que te ayude a liberarte; pero sobre todo utilízalo como un elemento para tu desarrollo espiritual y personal. 

Recuerda que nada, ni el Mala, tiene el poder para liberarte por sí mismo. El Mala como muchos elementos sólo son un punto de apoyo para lograrlo, así que cuídalos y valorarlos solo en esa medida. 

Y recuerda que la intención de cualquier práctica de meditación es buscar la luz que nos ilumine hacia el amor, la creatividad y el profundo conocimiento de nuestra milagrosa naturaleza.

¿Para qué sirve y por qué es tan poderoso?

El uso de un mala nos permite conectarnos al cantar los mantras con los ciclos cósmicos que rigen el universo.

Sirven para no perder la cuenta mientras se realizan meditaciones centradas en un mantra.

¿Cómo sé cuál mantra recitar?

El que quieras. Tu preferido. Mejor que sea cortito, para que puedas repetirlo sin problemas. Y como mantra puede ser en sánscrito como el Om, Om Mani Padme Hum, SA TA NA MA, Om Namah Shivaya.

Además de estos, en caso de que no te sientas cómodo también puedes recitar una palabra con la que resuenes en ese momento como la palabra amor, paz, Yo Soy.

¿Cómo es una meditación con mantra?

Consiste en sentarnos cómodamente de preferencia en un cojín te meditación, para tener la columna bien recta, tratar de dejar a la mente libre de pensamientos, y si estos vienen, observarlos sin más y dejarlos ir. Recitar mantras (en voz alta o para nosotros mismos) es una manera de centrar la atención en ellos y no dejarnos llevar por nuestros pensamientos.

Namasté

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Araceli

    Se pueden repetir código sagrados con las tapas mala

Deja una respuesta