En este momento estás viendo Libera tus miedos

Libera tus miedos

Cada uno ve el mundo a través de su exclusivo conjunto de filtros, que representan nuestro modelo mental. Estos lentes de la mente, colorean la manera como vemos el mundo y lo que creemos de nosotros mismos. 

 El liderazgo de nuestra vida requiere que nos demos cuenta de que el modo como vemos el mundo no es necesariamente un verdadero reflejo de los hechos. No siempre vemos el desarrollo de las cosas del modo como creemos estar viéndolo.

El miedo se presenta de muchas formas: incomodidad, preocupación, ansiedad, nerviosismo, tensión, temor, fobia, etcétera. Este tipo de miedo psicológico se refiere siempre a algo que podría pasar, no a algo que está ocurriendo ahora. 

Tú estás en el aquí y en el ahora mientras que tu mente está en el futuro.

Esto crea una brecha de ansiedad. Y si tu estás identificado con tu mente y has perdido el contacto con el poder y la simplicidad del Ahora, esta brecha de ansiedad será tu compañera constante. 

Tú puedes siempre hacer frente al momento presente, pero no puedes manejar algo que es sólo una proyección de la mente, no puedes hacerle frente al futuro. 

Por otra parte, mientras estás identificado con tu mente, el ego gobernará tu vida. Por su naturaleza fantasmal, y a pesar de los elaborados mecanismos de defensa, el ego es muy vulnerable e inseguro, y se ve a sí mismo constantemente amenazado. 

Ahora bien, recuerda que una emoción es la reacción del cuerpo a tu mente.

 ¿Qué mensaje del ego está recibiendo el cuerpo continuamente, el falso ser elaborado por la mente? 

Peligro, estoy amenazado. 

¿Y cuál es la emoción que genera este mensaje continuo?

Miedo, por supuesto.

Vivimos en un mundo dual, que quiere decir por ejemplo, conocemos la alegría porque conocemos la tristeza, conocemos la enfermedad porque conocemos la salud y así donde hay una creencia de separación que genera automáticamente miedo, en esa búsqueda afuera.

Un curso de milagros nos dice: No estoy en peligro en ninguna parte del mundo.

Podemos elegir entre la protección de Dios y el miedo. 

El miedo es ausencia de amor, es la separación con la Fuente/Dios.

Ver esta publicación en Instagram

✨Durante muchos años viví con miedo, me atrevía a hacer todo lo que quería, pero siempre en el fondo con miedito. Empecé a usar el mantra:⁠ .⁠ ✨Elijo al amor en vez del miedo.⁠ .⁠ ✨Este mantra tan sencillo, me ha ayudado muchísimo y hoy lo quiero compartir contigo. ⁠ .⁠ ✨El miedo es ausencia de amor y crea la separación de uno con Dios. Yo sé que somos humanos y que es normal sentirlo pero, ahora que no actúo de forma automática, sé que el miedo forma parte del ego, la sabiduría kabbalística lo llama el Adversario, que es un obstáculo que todos debemos de “vencer” o reconocer para cambiar nuestra vida. ⁠ .⁠ ✨¿Cómo lo hacemos? Dando un paso a la vez, es un proceso gradual, cada vez que lo hagamos nuestra vida brillará un poco más✨⁠ .⁠ .⁠ .⁠ .⁠ .⁠ #espiritualidad #señalesdeluniverso #leydeatraccion #inspiracion #vivirfeliz #leydeatraccionyabundancia #despertandoconsciencia #motivacion #ego #poderinterior #vivirenpaz

Una publicación compartida por Irazú | Espiritualidad (@el.poder.de.ananda) el

Elijo el amor en vez del miedo.

Hay que dominar las emociones negativas, sin reprimirlas.

En el momento que empezamos a expandir la consciencia y a elevar nuestra frecuencia vibratoria empezamos a trascender de forma más rápida estos estados de miedo.

Nunca se debe reprimir una emoción negativa, sino enfrentarlas sin ninguna resistencia y solas se disolverán. Solo hay que iluminarlas para que desaparezcan.

La idea de la evolución espiritual es ir acercándonos hacia el amor, hacia la integración del todo.

La emoción positiva es una guía que vamos camino hacia la integración y una negativa hacia lo que no deseamos, cada vez que sentimos emociones negativas nos alejamos un poco de lo que realmente somos que es amor.

Debemos tener en cuenta siempre el punto de vista con el que vemos la situación que está provocando la emoción.

Porque algo negativo se torna positivo al cambiar nuestra percepción al respecto y con esto nuestra interpretación y lleva a un cambio en la reacción emocional que tenemos hacia eso.

Es aquí donde podemos comprender que podemos usar la lógica para analizar las situaciones emocionales.

Cada vez que tengamos una emoción negativa podemos meternos a cuestionarnos por qué exactamente nos sentimos mal ante esa situación en particular y así empezar a observar y meter nuestra mente lógica, no para desacreditar la emoción sino para entenderla.

Sabiendo que la emoción solo es provocada por los conceptos que tenemos asociada a ella.

Otra situación importante que también se puede ver afectada cuando sentimos emoción del miedo es nuestro sistema energético.

Aquí entra el concepto de parásitos y entes que se nutren de nuestra energía. Este tema y estos conceptos para muchos ya serán conocidos, para otras personas les vendrán de sorpresa, así que vamos a ver de qué se trata.

Al igual que en el reino animal podemos encontrar algunas especies que son parasitarias de otras, y a veces viven en perfecta simbiosis y a veces son un estorbo para la especie animal parasitada.

 A nivel humano pasa algo parecido, con la diferencia de que el ser humano “medio” no es consciente de que está siendo parasitado energéticamente por otros entes que buscan parte de la energía que desprendemos en el conjunto de nuestro campo y estructura electromagnética.

 Esto hace que, debido a la carga negativa de las mónadas que forman las partículas de todos los seres y entes que existen en esta polaridad.

La fuente de alimento y nutrición para ellos sean otras energías y campos en la misma polaridad, es decir, que una energía negativa es lo que nutre y alimenta a un ente negativo, mientras que una energía positiva es lo que nutre y alimenta a un ser positivo, de “luz”.

Como el ser humano es un productor nato de energías tanto negativas como positivas por la doble polaridad y carga imbuida y presente en nosotros, hay muchos tipos de entes que procuran estar siempre anclados.

Acechando o cerca de los seres humanos para poder aprovecharse de ese enfado, rabia, ira, dolor, miedo, tristeza y todo el resto de emociones y sentimientos que podáis imaginar en esta polaridad.

También intentan que nunca dejemos de generar este alimento que, para ellos, es perfectamente válido, “sano” y altamente nutritivo, por mucho que nuestra programación y percepción sea algo realmente extraño y contra intuitivo el aceptar que haya formas de vida que se alimentan de emociones y energías de polaridad negativa. 

Por lo tanto es necesario ser consciente de la necesidad imperativa de poseer un sistema energético lo más sano posible, porque, de lo contrario, porque nos ven como un plato de comida muy nutritivo y que nunca se gasta. 

Por otro lado, ¿cómo hacen que nunca se gaste esta emisión energética que les proporcionamos?

Manteniéndonos enfadados por días, amplificando las emociones y sentimientos negativos que los nutren y nos hacen sentir mal a nosotros, y lo hacen manipulando nuestros cuerpos sutiles y estructuras ya que, al entrar en contacto, por ejemplo con el cuerpo emocional.

Pueden hacer que se agiten las “aguas turbulentas” del inframundo de cada uno y salgan a la superficie nuestros miedos más ocultos, o nuestros sentimientos reprimidos, o las bolsas de ira o enfado que hemos taponado en nuestro interior. 

De esta manera, no solo nos mantienen en un estado vibracional muy bajo, sino que consiguen que nunca dejemos de generar la energía que les sirve como sustento vital para su supervivencia.

Egregores:

 Hay proyecciones de la humanidad, cuando una masa grande la humanidad genera mucha preocupación, mucho miedo, mucha ira esas energías se pueden proyectar al inconsciente colectivo y subir al plano astral.

Y convertirse en formas compactas y autónomas, conscientes que al final se convierten en identidades que se enganchan allá donde resuenen con la energía que los formó. Como moscas a la miel. Esto se le llaman egregores.


Por otro lado, sabemos que algunos pensamientos negativos nunca manifestarán ningún resultado negativo.

De lo que queremos ser conscientes es de cuánto impulso acumulan esos pensamientos negativos a través de la repetición.

“Una creencia es solo un pensamiento que sigues pensando”.

Abraham Hicks

Así que no dejemos que esos pensamientos negativos adquieran tanto impulso que se conviertan en creencias.

En el momento que reconocemos nuestros pensamientos, y somos conscientes de ellos, los dejamos de llenar de energía y es como si dejamos de “echar leña al fuego”, así se iluminan y se van disolviendo.

Todos tenemos pensamientos negativos o de miedo, lo importante es reconocerlos, y saber que podemos elegir, es una gran oportunidad para acercarnos a nuestro interior y saber que hay diferentes formas de elevar la frecuencia vibratoria.

Inspirada en:

Deja una respuesta