En este momento estás viendo Cómo saber si tu Ego te está afectando

Cómo saber si tu Ego te está afectando

La verdad es que, en este momento de escribir acerca del Ego, lo primero que se me viene a la mente es el autor Eckhart Tolle, quien lo ha explicado tan bien en sus libros: El poder del Ahora, La Nueva Tierra y Practicando el Poder del Ahora.

Bien, dicho esto, comencemos por definir

Ebook - Atraer Abundancia

DESCARGA TU EBOOK

Introduce tu nombre y tu email para descargar tu hoja de trabajo

50%

¿Qué es vivir en el Ego?

Vivir en el ego hace que tengas la incapacidad de sentir la conexión con tu Ser/Dios/Fuente. Crea la ilusión de que estás separado de ti mismo y del mundo que te rodea. Entonces te percibes, consciente o inconscientemente, como un fragmento aislado. Surge el miedo, y los conflictos internos y externos pasan a ser la norma.

El mayor obstáculo para experimentar la realidad de tu conexión es la identificación con la mente, esto hace que el pensamiento se vuelva compulsivo.

Ser incapaz de dejar de pensar es una enfermedad terrible, pero no nos damos cuenta de ella porque casi todo el mundo la sufre y se considera algo normal.

Este ruido mental incesante te impide encontrar el reino de quietud interior que es inseparable del Ser.

También crea un falso yo fabricado por la mente, que lanza una sombra del miedo y sufrimiento.

¿Qué es el Ego?

El ego es tu actividad mental y sólo puede funcionar mediante el pensamiento constante.

La identificación con la mente produce una pantalla opaca de conceptos, etiquetas, imágenes, palabras, juicios y definiciones que bloquean toda verdadera relación. Esa pantalla se interpone entre tú y tú mismo, entre tú y tu prójimo entre tú y Dios; crea la ilusión de separación, la ilusión de que tú y el otro están separados.

Entonces te olvidas del hecho esencial de que, debajo del nivel de apariencias físicas y de las formas separadas, eres uno con todo lo que es.

La mente es un instrumento magnífico si se usa correctamente. Sin embargo, si se usa de forma inapropiada, se vuelve muy destructiva.

Para decirlo con más precisión, no se trata tanto de que usas la mente equivocadamente: por lo general no la usas en lo absoluto, sino que ella te usa a ti. Ésa es la enfermedad. Crees que tú eres tu mente. Ése es el engaño. El instrumento se ha apoderado de ti.

Así se identifica el Ego: ¿Te identificas con alguna?

  • El ego se identifica con su cuerpo, si es hombre o mujer.
  • El ego vive de la comparación.
  • El ego piensa que la auto valoración está basada en lo que vales para las otras personas
  • El ego se identifica con el título universitario, ingeniero, médico, abogado…
  • El ego se identifica con el “tener” pero la satisfacción por tener es muy corta, se esfuma rápidamente.
  • El ego siempre va a sentir que “no tiene suficiente” o “no soy suficiente”.
  • El ego siempre está en controversia de lo que quiere, porque no sabe qué es lo que quiere, lo único que sabe que no quiere es el momento presente.
  • El ego siempre está en el pasado o en el futuro.
  • El ego crea apego a las cosas materiales, se obsesiona con cosas, lo que hace es crear a un consumidor donde piensa que el progresa significa tener más.

No puedes pelear con el ego y ganar, así como no puedes pelear contra la oscuridad. La luz de la consciencia es todo lo que se necesita: Tú eres la Luz.

El despertar de un nueva consciencia:

Muchas de las antiguas religiones y tradiciones espirituales compartían la misma visión, que nuestro estado mental “normal” está estropeado por un defecto fundamental. La buena noticia, es que en la naturaleza de la condición humana existe la posibilidad de la transformación radical de la consciencia.

En las enseñanzas Hindúes, esta transformación es llamada la Iluminación, en las enseñanzas de Jesús, es la Salvación y en el Budismo es el fin del sufrimiento. También se le conoce como la Liberación y el Despertar.

Los grandes logros de la humanidad no son el arte, la ciencia, la tecnología, sino el reconocimiento de su disfunción (ego).

En el pasado algunas personas lograron este reconocimiento del ego, como Gautama Siddharta, quien vivió hace 2,600 años en India, quien quizás fue el primero en verlo con absoluta claridad. Que después le concedieron el nombre de Buddha que significa “despierto” o que ha logrado un completo despertar.

Por la misma época surgió otro maestro despierto en China, se llamaba Lao Tzu, quien dejo sus enseñanzas en uno de los libros espirituales más profundo de todas las épocas, el Tao Te Ching.

¿Qué significa la Iluminación?

Es recuperar la conciencia del Ser y residir en ese estado de “sensación de realización”.

La palabra iluminación suscita un logro sobrehumano, y al ego le gusta que sea así; pero no es más que tu estado natural en el que sientes la unidad con el Ser.

Es un estado de conexión con algo inconmensurable e indestructible, con algo que es esencialmente tú, y sin embargo es mucho mayor que tú. Es encontrar tu verdadera naturaleza más allá del nombre y de la forma.

La libertad comienza cuando te das cuenta de que no eres el pensador. En el momento en que empiezas a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior.

Te das cuenta de que las cosas verdaderamente importantes, la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna, surgen de más allá de la mente.

Empiezas a despertar.

Una inmensa liberación surge cuando verdaderamente reconocemos que no somos la voz que habla en la cabeza. Pero entonces ¿Quién somos? Somos quien observa la realidad, el espejo que surge dentro de uno.

Somos la presencia que precede al pensamiento y que observa cómo surge este último. Cuando reconocemos que pensamos es porque estamos despertando a nuestra conciencia, lo que abre la posibilidad de ver que el pensamiento es ajeno, que hay una dimensión más profunda dentro de nosotros.

Quién no ha reconocido semejante cosa es gobernado necesariamente por su mente y vive en el infierno de sus pensamientos no funcionales y falsos, una confusión que recibe alrededor de 60,000 pensamientos por día, 95% de los cuales son recurrentes día a día.

Libérate de tu mente:

Empieza por escuchar la voz que habla dentro de tu cabeza, y hazlo tan frecuentemente como puedas. Presta atención especial a cualquier patrón de pensamiento repetitivo, a ese disco rayado que te da vueltas en la cabeza.

A esto se le llama “observar al pensador”, sé testigo de esa voz de tu cabeza.

Cuando escuchas el pensamiento, sientes como si hubiera una presencia consciente, tú yo profundo, por detrás de él. 

De este modo el pensamiento pierde poder sobre ti y se disuelve rápidamente, porque ya no lo llenas de energía y no te identificas con tu mente.

Es el principio del fin del pensamiento compulsivo e involuntario.

Cuando el pensamiento se aquieta, experimentas una discontinuidad en la corriente mental, una brecha de “no mente”. Al principio las brechas serán cortas, tal vez duren unos segundos, pero gradualmente se irán prolongando.

Cuando ocurren estas discontinuidades, sientes cierta quietud y paz dentro de ti. Es el principio del estado natural de sentirte unido al Ser, generalmente nublado por la mente.

A medida que vas practicando y practicando esto, vas a ir notando, una sensación de emanación de alegría elevándose desde lo más profundo de ti:

La Alegría del Ser. En ese estado sientes tu propia presencia con tal intensidad y alegría que, en comparación todo pensamiento, toda emoción, tu cuerpo físico y todo el mundo externo se vuelven relativamente insignificantes y esto no es un estado de egoísmo, sino de desprendimiento y generosidad, sinceramente esta sensación es un poco adictiva.

Existen muchas enseñanzas, meditaciones, ejercicios para aprender a controlar la mente, entre ellos se encuentra la práctica de estar en silencio, a continuación voy a citar un párrafo del Libro de Oro de Alejandra Llamas:

Estar en Silencio:

“Los monjes budistas y los yoguis se sientan en silencio para conectarse con su verdadero ser, con la inteligencia mayor, con el fin de encontrar paz interior, escucharse y vibrar en frecuencias más altas.

Dedican tiempo a la contemplación porque comprenden que estar ocupados no resuelve las situaciones.

Saben que lo que pasa en el mundo está en un orden más allá de la percepción y reconocen que las respuestas acertadas vienen de un lugar de conciencia.

De esta forma, desasociarse del mitote mental que no te funciona te permite percibir desde otro espacio.

Al practicar el silencio te darás cuenta de que la mayor verdad vive fuera de tus pensamientos y concluyes que no soy esto, no soy aquello.

¿Entonces quién soy? Soy amor, soy servicio, soy conexión, soy libertad, SOY EL MOMENTO PRESENTE”.

Por último quiero recomendarte este manual o libro: Practicando el Poder del Ahora, es un libro increíble que siempre tienes que regresar a él para refrescar los conocimientos, o cuando nos vemos envueltos en un conflicto, donde estás a punto de estallar, este es un excelente remedio. Y así, de esta manera vas expandiendo tu consciencia.


“El amor es un estado de Ser.

Tu amor no está fuera; está en lo profundo de ti,

Nunca puedes perderlo, no puede dejarte.

No depende de otro cuerpo, ni de otra forma externa”.

Eckhart Tolle

Inspirada en:

Deja una respuesta