En este momento estás viendo Cristales para el amor propio

Cristales para el amor propio

Los cuarzos se han usado durante miles de años en terapias sanadoras, espirituales, mentales y físicas. Su uso continúa hoy en día en la época moderna debido a sus potentes vibraciones.

Los cuarzos son seres unidimesionales, que como nuestro cuerpo poseen vibraciones propias, tienen un campo áurico muy fuerte y al interactuar con esta  vibración nos  afecta favorablemente nuestra energía, aumentando nuestra frecuencia vibratoria total.

Cristales para cuidarte y amarte más a ti mismo:

El cuarzo rosa

Para conectar con el amor incondicional.

El amor es una energía, una vibración, el cuarzo rosa nos recuerda que el amor más grande de todos empieza dentro de nosotros mismos.

Este cristal actuará como un guía siempre fiel y leal, dirigiéndote a través de tu exploración de la energía más pura de todas, de tu mismo corazón, suavizando hábitos negativos y patrones que te hacen pequeño y que te apartan de alcanzar tu pleno potencial.

Toma el cuarzo rosa y trabaja con él para establecer afirmaciones positivas e intenciones.

Utilízalo cuando necesitas contención y también para borrar y disipar tu miedo a no ser merecedor del amor.

Indicaciones:

Desarrollo personal; anima, alegra y da felicidad, aporta un sentimiento de bienestar, fomenta la aceptación por uno mismo y el cariño amistoso.

Peridoto:

Para que acuda a ti con toda su belleza

El amor por uno mismo es reconocer nuestra valía, respetarnos, contemplar a nuestro ser bajo la mejor luz en toda su gloria y grandeza.

A menudo el valor que otorgamos a estas cualidades sube o baja en función de elecciones pasadas o de ciertos aspectos del presente.

Puede que el periodo sea pequeño pero es poderoso si de lo que se trata es de sanar asuntos del corazón.

Trabaja con él para hacer más profunda la limpieza de la negatividad que vuelve a tu corazón: errores del pasado o palabras crueles expresadas con intención.

Deja que expanda tu corazón como si fuera una preciosa flor de loto renacida de aguas pantanosas,  mirando al sol con alegría a través de un amable perdón.

Indicaciones: 

Independencia, solucionando enojos, elimina la rabia y los sentimientos de culpabilidad, ayuda a evitar que decidan por uno, así como a responder de los errores y a solucionarlos.


Turquesa:

 Para liberar a esos demonios

Deberías usar la turquesa con su encantador color azul o verde siempre que sientas que los saboteadores acechan y te pisan los talones.

Dichos saboteadores pueden ser miedos construidos por la mente o también personas que te hacen acordar de dichos miedos.

A quién no le han lanzado alguna vez un cumplido lleno de segundas intenciones, o quizá hemos escuchado palabras cargadas de veneno, ¿verdad? 

Seguramente nosotros también hemos obrado así en alguna ocasión consciente inconscientemente, dirigiendo este tipo de palabras hacia los demás e incluso hacia nosotros mismos.

Trabaja con la bondad que fomenta la turquesa para cortar de raíz el sabotaje, no sólo para repeler su sombra a corto plazo.

Moderará tus cambios de humor y fomentará una exploración calmada de las de las cosas mientras alcanzas a comprometerte o a pedir amor

Indicaciones:

Destino; actúa equilibrando, animando y protegiendo de las influencias extrañas.

Kunzita: 

Para alinear, inspirar y exteriorizar tu poder interno.

Para sentir y desarrollar el amor desde el interior necesitamos alinearnos con lo que la palabra amor significa para nosotros.

La kunzita es un amigo que vendrá a recogerte y te animará a caminar a través del dolor para que recuperes la dirección de tu vida. 

En la vida podemos sentirnos rechazados a menudo, y nos lleva un tiempo volver a sentirnos bien, lo suficientemente valientes como para abrirnos a un nuevo amor o para reconectar con un amigo que sentimos que nos ha hecho daño. 

La kunzita nos ayudará alineando nuestro corazón con nuestra garganta, para que podamos decir la verdad con una amable, sabia y cautivadora autoridad, así poder hacer las paces y soltar.

Cuando buscamos nuevos amores o nuevos amigos deberíamos usar la kunzita para abrir la puerta del corazón e inspirarnos a establecer conexiones profundas y emocionalmente satisfactorias a todos los niveles.

Indicaciones:

Restaurar la confianza entre las personas y reconectar las relaciones en problemas. Puede fomentar la simpatía, el perdón y la compasión resultando en un estilo de vida relajado y satisfecho.

Turmalina: 

Para bañar tu alma.

A veces sentimos un cansancio que nos llega hasta los huesos; nos notamos extrañamente confusos, con la mente nublada y con flojera: ese cansancio está en el alma. 

Abrazar a la turmalina es muy parecido a tomar un baño después de un largo día. Usa la transformacorazones turmalina (negra, marrón, verde, rosa, amarilla o azul) para relajarte y quitarte la suciedad, para purificarte de forma parecida a como el agua limpia la piel.

Limpiando capa por capa con suavidad, la turmalina devolverá sus brillantes y vívidos colores a todo aquello que antes aparecía bajo el mismo tono gris. 

Utilízala no sólo cuando te sientas triste, sino como parte de tu régimen semanal para mantenerte radiante desde el interior.

Indicaciones:

Ayuda a ver lo maravilloso de la vida, favorece el amor, la amistad y la seguridad, alivia los miedos y la depresión.

Rodonita:

Para el equilibrio interior.

Cuando amamos, operamos bajo un imperfecto estado que oscila entre el dar y el recibir. El rosa o el rojo de la rodonita nos permite ejecutar trucos increíbles del corazón, equilibrando los momentos de su vida con usted bajada, curándonos del shock emocional que sufrimos cuando nos caemos de la cuerda floja y sosteniéndonos de nuevo a ella. 

Utiliza la rodonita como ayuda para perdonarte cuando sientes que quieres castigarte por elegir mal o cometer errores. 

Este cristal te recordará que para disfrutar de verdad los momentos de subida a veces debes explorar los de bajada, y te ayudará a ser un maestro de ambos.

Indicaciones:

Curación de heridas, ayuda a perdonar, favorece el entendimiento mutuo.

Prasiolita:

Para amar el matiz y la sombra.

Para amarnos a nosotros mismos plenamente debemos aceptar todos nuestros matices. A menudo nos decimos: “si pudiera cambiar tal cosa de mi mismo” o “me iría mejor si mi nariz fuera más pequeña, mis piernas más largas, mi pelo más rubio…” 

O Conversaciones como: “soy un fraude, un impostor” y también “¿Qué sucederá cuando conozcan a mi verdadero yo, cuando me descubran?” 

La prasiolita te ayudará y te empoderará mientras trabajan juntos para eliminar los bloqueos de negatividad basados en pensamientos de baja vibración y dudas. 

El amor es puro y es real y la prasiolita te inspirará para que te aprecies a ti mismo y a tus verdaderos talentos.

Indicaciones:

Autenticidad; capacidad para imponerse, ayuda a que uno sea fiel a sus propios sentimientos; ayuda a defender de forma decidida las propias creencias.

Piedra del sol:

Para irradiar amor.

Cuando te sientas feliz y quieras expresar alegría por todos los poros de tu piel, irradiar la gloria del amor verdadero. 

Úsala no sólo para aumentar tu brillo, sino para recuperar poder personal y fuerza mientras aceptas el final de los autosabotajes, reemplazándolos con el poder de la conciencia de tu propia valía.

 La piedra del sol hará arder el engaño y las dudas que tengas sobre ti mismo las mentiras que te cuentas, para que brilles como si hubieras estado toda tu vida de vacaciones. La gente no podrá evitar comentar lo diferente que se ve tu luminosidad.

Indicaciones:

Ánimo, confianza; para el reconocimiento del autoestima y para el éxito.

Somos espejos:

Devolvemos al mundo el reflejo de nuestras creencias. También somos imanes y atraemos todo aquello en lo que creemos.

Nuestra energía funciona como las pinzas de esas máquinas recreativas que atrapan peluches en los puestos de ferias, agarrando todo aquello que deseamos.

A menudo nuestros deseos e intenciones están sólo un poco desincronizados porque no sentimos que lo merezcamos. Y entonces nos vendemos barato, nos desautorizamos a nosotros mismos y nos infravaloravaloramos. 

Podemos mantener cerca a nuestra tribu de cristales para realinear esos pensamientos, para conectar con aquello que realmente necesitamos en lugar de agarrarnos desesperadamente a lo que creemos que deseamos.

Emma Lucy Knowles.

Inspirada en:

Deja una respuesta