En este momento estás viendo Como Ser Resiliente

Como Ser Resiliente

Deriva de la palabra en latín Resilio, que significa volver hacia atrás, resaltar o rebotar.

En la década de los años 60, la psicóloga Emmy Werner, utilizó el término Resiliencia en sus trabajos de investigación con niños de entornos desfavorecidos y pobres; lejos de tener un futuro terrible, muchos de ellos se enfrentaban a las adversidades de una manera muy constructiva y positiva, consiguiendo crearse así un futuro prometedor.

Desde entonces la Resiliencia ha formado parte de la Psicología Positiva y  la Psicología del Desarrollo.

Qué es la Resiliencia

¿Qué es la resiliencia?

Es la capacidad de transformar experiencias negativas en positivas y salir adelante. 

La persona resiliente es la que cae mil veces y mil veces se levanta y cada vez que se levanta es más fuerte.

¿Todos pueden ser resilientes?

Existen factores biológicos que hacen que unas personas puedan ser muy resilientes y otras no.

Según las investigaciones hay sistemas biológicos que tienen algunas personas que son capaces de cuando están frente a una situación de gran estrés de no producir tanto cortisol.

Hay un gen que tiene que ver en la conversión cortisona en cortisol, lo que significa, que la resiliencia es genética.

Por eso hay personas que pueden salir airosas de una situación muy difícil y hay otras que se les hace muy difícil salir adelante.

Sin embargo la resiliencia es algo que cualquiera puede desarrollar.

No sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es la única opción que tienes.

Ebook - Atraer Abundancia

DESCARGA TU EBOOK

Introduce tu nombre y tu email para descargar tu hoja de trabajo

50%

Características de las personas resilientes:

  • Afrontan los problemas con serenidad, reflexionan antes de tomar una decisión, saben escuchar sus sentimientos y sus emociones.
  • No se dejan abatir por las circunstancias adversas. Se levantan tantas veces como haga falta y aprenden de cada experiencia.
  • Tienen un gran sentido del humor. Saben dar la vuelta a una situación muy dramática. Son oportunas y nunca desconsideradas.
  • Tienen una mejor autoimagen
  • Se critican menos a sí mismas
  • Son más optimistas
  • Afrontan los retos
  • Son más sanas físicamente
  • Tienen más éxito en el trabajo o estudios
  • Están más satisfechas con sus relaciones
  • Están menos predispuestas a la depresión

“Da el primer paso con fe. No te preocupes si no puedes ver la escalera completa, solo da el primer paso.”

Martin Luther King

También te puede interesar:

Efectos de una baja resiliencia

El estrés crónico puede:
• Debilitar el sistema inmune.
• Contribuir a enfermedades como úlceras gástricas, asma, depresión, diabetes y enfermedades cardiacas.
• Puede incentivar el consumo de alcohol y tabaco.
• Disminuye tus posibilidades de actuar y resolver problemas, pues te da una visión de túnel: angosta y focalizada al problema y no a la solución.

Disfruta el camino de la vida:

Por mucho que la meta sepa bien, el mayor tiempo lo vas a pasar en el camino. Por eso queremos hacer de la travesía hasta tus metas, la mejor experiencia posible. 

Como el alpinista que escala una montaña, su motivo principal es llegar a la cima, pero en su trayecto verá paisajes que no podrá observar desde la cima. Encontrará animales salvajes que no viven en la cima, pero que nunca había visto antes. 

Verá imágenes que quedarán grabadas en su mente para siempre. Tendrá momentos difíciles que le harán que, el día que llegue a la cima, valorarla el doble. 

Y así es como funciona la vida. Cada día es una aventura nueva, que tienes que disfrutar al máximo. Apreciando todas las maravillas que hay en tu día a día. 

Te aseguro que si llegas a tu meta de una manera fácil vas a sentir un vacío al obtenerlo. 

Son los sacrificios, los momentos duros, los momentos de bajón, la soledad, son esos momentos que vemos como negativos los que nos hacen darles el valor que le damos a la cima, a tus metas, a tus sueños. 

Es por eso que el día que llegues a tu meta, lo valorarás mucho más. Y serás feliz, pero no por tenerlo, sino porque habrás descubierto que todos los malos momentos tenían un porqué. 

Y ese porqué, ese motivo que algún día te costó una lágrima, será el motivo que yace dentro de la persona que hoy eres.

Ese problema que venciste es el cimiento de la persona tan maravillosa en la que te has formado. Tú, y solo tú, has formado la persona tan maravillosa que eres.

Muchas personas, cuando pasan por una mala racha, tienden a decir “todo me pasa a mí”. Y es esa forma negativa de ver los hechos que están teniendo lugar en su vida, lo cual agrava todo, porque si solo esperan que algo negativo pase, 99% de las veces adivina lo que va a pasar. Exacto. Algo negativo.

“El sabio no se sienta a lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.”

William Shakespeare

¿Te das cuenta? Tienes el poder. Solo tú, nadie más. Así que úsalo a tu manera. Cae, aprende y levántate. 

Toma decisiones, cada día, pensando en que te harán feliz. Y agradécete a ti mismo cuando te equivoques, porque aprenderás. 

Los errores del ayer han formado la maravillosa persona que eres hoy. Y cuando aciertes, disfrútalo, mírate al espejo. Y cuando te mires al espejo en ese preciso momento, páralo todo. Y hazme un favor. Fíjate bien. ¿Ves esa sonrisa que te sale? Es fruto de tu decisión. 

Solo tú tienes el poder de decidir ser feliz. Solo tú.

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”

Benjamin Franklin

Si viviéramos una vida sin superar obstáculos, la manera de crecer sería infinitamente más lenta. 

Somos el resultado de todos los momentos que hemos vivido. Somos, nos guste o no, lo que queda después de todo el esfuerzo que ponemos para superar cada adversidad que se nos plantea. 

Y hay dos opciones: ver esto como algo negativo o como algo positivo. Lo que quiero decir con esto es que, si vas a ser en un futuro el resultado de los retos que superes hoy, entonces lo más importante está en cómo vas a afrontar cada reto.

Vamos a empezar por sustituir la palabra problema por reto. Y dirás, ¿por qué? Pues te voy a presentar la definición de ambas palabras: 

Problema: “Situación de difícil solución” 

Reto: “Algo difícil que alguien se plantea como objetivo” 

Ambas definiciones están muy cerca la una de la otra, sin embargo, el impacto que cada una tiene en ti es bastante diferente. 

Si hacemos caso a la definición de problema, nos estamos diciendo a nosotros mismos que la adversidad que tenemos delante tiene una difícil solución. 

Empezamos la partida perdiendo, y no sé a ti, pero a mí no me gusta la sensación de perder, jamás.

“ El secreto de la vida, sin embargo, es caerse siete veces y levantarse ocho”.  

Paulo Coelho

Si bien todos deseamos poder evitar el dolor, hay algo poderoso en el espíritu humano que nos hace más fuertes a través de las dificultades y la incomodidad. 

Por supuesto, muchas personas han experimentado un trauma extremo, que reconecta el cerebro de diferentes maneras que puede ser bastante devastador.

Nunca quisiera descartar la gravedad de tales situaciones. Si has pasado por algo como esto, te llevará mucho trabajo superarlo, pero puedes hacerlo. No te rindas. 💗

Por ahora, vamos a hablar sobre cómo acceder a nuestra resiliencia interior y hacernos más fuertes para la vida diaria. 

No lo tengo todo resuelto, pero me considero una persona fuerte y resiliente. Estos son algunos recursos que ayudan a acceder a la capacidad de recuperación que todos tenemos dentro de nosotros. Estos son mis consejos. Me encantaría escuchar los tuyos también.

Como ser más resiliente:

1. Establece relaciones:

Es importante establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas importantes en tu vida. 

Aceptar ayuda y apoyo de personas que te quieren y escuchan, fortalece la resiliencia. Algunas personas encuentran que estar activo en grupos de la comunidad, organizaciones basadas en la fe, y otros grupos locales les proveen sostén social y les ayudan a tener esperanza. 

 2. Honra tus emociones:

Descuidamos ver que las emociones dolorosas son un mecanismo de protección y están tratando de decirnos algo. Si siempre encontramos una manera de evitar los sentimientos, nuestro crecimiento emocional se atrofia. 

Sé que no es divertido y, a veces, doloroso, pero trata de aprovechar lo que tus emociones están tratando de decirte. Habla con un amigo de confianza o escribe todo en un diario. 

No es un proceso de la noche a la mañana, pero creo que aprender a coexistir con las emociones es una parte importante para acceder a nuestra fuerza interior.

3. Actúa con decisión:

En situaciones adversas, actúa de la mejor manera que puedas. Llevar a cabo acciones decisivas es mejor que ignorar los problemas y las tensiones, y desear que desaparezcan.

4. Busca una solución:

Esta sugerencia surge de la primera. Nuestras emociones intentan decirnos que algo no está bien. Para obtener alivio, debemos actuar. Sí, a veces ha ocurrido una tragedia y no podemos cambiarla. 💔 Aún así, muchas cosas en la vida están bajo nuestro control. 

Necesitamos utilizar nuestros puntos débiles como catalizador del crecimiento.

Cualquiera que sea el problema, siempre busque una solución. No podemos meter la cabeza en la arena y esperar que las cosas mejoren mágicamente. 

Tenemos que mejorarlas. Si sientes que no tienes el conocimiento, las habilidades o los recursos para cambiar las cosas, equípate. Tienes mucho más poder y potencial de lo que crees. 

Empieza a acceder a ese poder y empezarás a darte cuenta de lo fuerte que es en realidad.

5. Sal de tu zona de confort:

No hay forma de evitarlo, el crecimiento es incómodo. Las personas fuertes no se vuelven así escondiéndose en su acogedora burbuja. 😉 Siempre debes tener un objetivo que te dé nervios. Si no te exige, no es una meta lo suficientemente grande.

El fracaso es una gran parte de este proceso. Si no has fallado en nada, no te estás esforzando lo suficiente. 

💡Cada vez que nos caemos y volvemos a levantarnos, estamos construyendo resiliencia. 

Uno de mis libros favoritos sobre este tema es El Lado Positivo del Fracaso: John C. Maxwell.  Si la idea de fracasar te hace querer esconderte debajo de tu cobija, necesitas leer este libro. 

Otro desafío: para desarrollar realmente tu capacidad de resiliencia, esfuérzate tanto física como mentalmente. Si la salud lo permite, prueba un nuevo programa de ejercicios. Esto te hace ir al límite.

Prueba pequeñas cosas que te empujen a ser más disciplinado, y entonces sabrás que puedes hacerlo. 💪

6. Cree en algo más grande:

Cuando no sabes cómo vas a superar algo, la respuesta es entregárselo a un poder superior de tu propio entendimiento.

Darle la vuelta te quita la carga de resolverlo todo. La sanación requiere nuestra voluntad de sanar. Cuando estamos dispuestos a rendirnos, una fuerza invisible se hace cargo y somos guiados. Nos abrimos a soluciones y al apoyo divino.

Oración para la Resiliencia:

Puedes decir esta oración tantas veces como desees para entregarte, recibir orientación y desarrollar la resiliencia.

Gracias, guía interior, por revelarme lo que aún necesito para sanar. Acepto esto como una tarea espiritual para un gran crecimiento. Estoy comprometido con mi camino de sanación y mi máxima prioridad es alinearme con el amor. Tomo esto un día a la vez y sé que estoy mejorando cada día. No me arrepiento de mi pasado y no le tengo miedo al futuro. Confío en que el momento presente me ofrece lo mejor ahora.

Recuerda que:

Cada experiencia en tu vida fue absolutamente necesaria para llevarte a donde estás en este momento.

¿Tienes algo que agregar, alma hermosa fuerte y valiente? ¡Deja un comentario para que todos podamos aprender unos de otros!

VISITA A LA TIENDA, CLICK AQUÍ

El poder de ananda shop

Deja una respuesta