En este momento estás viendo Como lograr Amor propio

Como lograr Amor propio

El amor propio es ese músculo que todos deberíamos ejercitar a la perfección y en cada momento. Aunque eso sí, más que una acción, es un estado mental y emocional, ese en el que sentirnos bien con nosotros mismos. En este sentido, el amor propio es importante para vivir bien.

Influye en la forma en que nos relacionamos con los demás, en la imagen que proyectamos en el trabajo y en el modo en que hacemos frente a los problemas.

Es muy importante la relación que cultivamos con nuestro cuerpo, por eso el mantra de hoy es:

Amo mi cuerpo, soy libre

Veamos nuestro cuerpo desde una perspectiva diferente, como un medio que nos permite tener esta experiencia en este 3D y poder evolucionar.

Recuerda que el ego nos hace pensar que lo único que somos es este cuerpo, y no es así. 

Somos un espíritu teniendo una experiencia humana. 

Cuando estamos totalmente identificados con el ego nos vemos solo desde la perspectiva física, como altos, flacos, gordos, enfermos o viejos.

Al ego le encanta comparar el cuerpo con otros, cuando sufres, tienes dudas, criticas, te quejas, te sientes víctima, te culpas a ti o a los otros, ves las cosas como injustas, compites, te sientes solo, abandonado, tienes necesidad de control, eres rígido, te falta autoestima, tienes pensamientos negativos.

Lo peor de todo es que el ego nos convence de tenerle miedo al cuerpo, el miedo a la enfermedad, a la muerte, todos en algún momento hemos vivido identificados con el ego, creando siempre una sensación de estar mal, de no ser suficiente.

Entonces cuando estamos viviendo en el ego, le enviamos a nuestro cuerpo energía de muy baja vibración, a todo nuestro campo magnético, y eso lo debilita. 

Debilitando así nuestro cuerpo físico y emocional, hasta el punto que nos podemos llegar a enfermar, por eso tenemos que tener esto muy presente. Porque al enfermarnos le mandamos todavía más miedo al cuerpo.

A MEDIDA QUE COMPRENDEMOS CÓMO NUESTROS PENSAMIENTOS AFECTAN A NUESTRO CUERPO FÍSICO, PODEMOS VER CÓMO LA SANACIÓN ESPIRITUAL TAMBIÉN NOS RESTABLECE LA SALUD FÍSICA.

Cuando empezamos a cambiar nuestras percepciones de nuestro cuerpo, a través nuestra práctica espiritual, nuestro cuerpo físico se ve beneficiado enormemente.

Cada vez que atacamos nuestro cuerpo con comparaciones o críticas nos separamos más del amor y de lo que verdaderamente somos. Y cuando nos sentimos separados del amor, empieza la tristeza, inseguridad y otras emociones de baja frecuencia vibratoria.

Nos empezamos a meter un montón de cosas en la cabeza como que soy fea, gorda, no soy suficiente, no tengo suficiente, etc, y realmente lo que sucede es que sentimos esa sensación de vacío que nada ni nadie nos puede llenar.

Esta disociación del amor también nos hace sentir mucha culpa. Y esta culpa se siente horrible, entonces el ego empieza a tratar de disfrazarla con un montón de patrones de comportamiento nocivos, como por ejemplo, atracones de comida, mucho alcohol, miles de suplementos para bajar de peso, o cualquier situación de ataque para nuestro cuerpo.

Muchas veces nos empezamos a castigar y a comportarnos como si fuéramos nuestro verdugo y peor enemigo.

Otro punto importante que ejerce el ego en la mujer en específico, es el querer, es decir, que siempre estamos queriendo algo, nunca tenemos saciedad de nada, cada vez que una mujer sacia sus deseos está más lejos de ella misma, porque nunca se pueden saciar todos los deseos del mundo.

A veces el ego nos convence de negar esa culpa que sentimos, porque si la reconociéramos, podríamos regresar al amor, podríamos elegir el amor otra vez y reconectar con nuestro ser, pero en vez de hacer eso, la empezamos a proyectar, en otras personas, en nuestro cuerpo.

Todos tenemos la capacidad de vivir desde el amor, lo que pasa es que como quizás no lo hemos hecho nunca no sabemos cómo hacerlo.

Ebook - Atraer Abundancia

DESCARGA TU EBOOK

Introduce tu nombre y tu email para descargar tu hoja de trabajo

50%

Nosotros somos amor:

Por lo tanto se trata de poder conectar con esta energía que hay debajo de las capas de protección que nos pusimos para no sentir el dolor de la herida de nuestro niño interior.

Hemos creado una máscara que nos impide ver lo que somos, pero esto no significa que lo hayamos dejado de ser. Vivir desde el amor es liberarse del personaje, del yo, que construimos bajo los lentes del miedo y volver a conectar con la energía de nuestra esencia: el amor.

El amor, entonces, es un estado del ser, no un sentimiento o un pensamiento. Si no podemos acceder a este estado es que todavía tenemos capas por quitar y aún no nos hemos liberado de la mochila emocional. 

No ha desaparecido el amor, sigue estando presente, pero no estamos accediendo a él. Hacerlo es un proceso de vuelta a casa, de reconocimiento de lo que somos. Nacimos siendo amor antes de que construyeramos un ego alejado de esta esencia debido a las heridas, los miedos, la culpa y la vergüenza. 


Quererse a uno mismo: 

Es considerarse digno de lo mejor, fortalecer el autorrespeto y darse la oportunidad de ser feliz por el solo hecho y sin más razón que la de estar vivo.

Walter Riso.

Claves para cambiar la percepción del cuerpo:

  1. Conecta con tu guía y poder divino para transformar este miedo en amor.

2. Reconoce y encuentra todas las áreas de tu vida dónde estás queriendo más, pero desde el punto de vista de que nunca hay saciedad, desde el ego. Simplemente reconocer que es un privilegio lo que has obtenido, y decir que afortunada soy por esto que obtuve.

3. Cuando el cuerpo se siente realmente amado, y te das damos cuenta del propósito real del cuerpo, ahí es cuando te guía tú Yo superior a la percepción correcta, de crecimiento y evolución espiritual. 

4. Entregar la enfermedad física, las inseguridades y autocríticas a tú Yo superior, a tu poder divino, hace que te enseñe las lecciones que hay detrás de esto y te lleva de regreso a casa, con el amor.

5. No dejes que los ideales inalcanzables te atrapen. No hay un absoluto sobre la belleza; por eso encontrarás a gente a la que le parece hermoso alguien que a ti no te agrada en lo más mínimo.

6. No pierdas el tiempo pensando en lo que te faltó para ser una modelo; mejor disfruta lo que tienes, juega bien tus cartas y no te exijas lo imposible. La idea de la perfección física sólo te llevará a centrar la atención en tus defectos y olvidar tus encantos.

7. No magnifiques lo que no te gusta de ti, me refiero a la lupa invisible que a veces cargamos y hace que un pequeño granito se vea como una montaña o que una pequeña imperfección parezca una anomalía casi monstruosa.

Dirigir la atención allí donde menos nos gusta y exagerarlo nos lleva a que las otras personas se enfoquen en eso que seguro ni se habían dado cuenta.

De esta esta forma logramos que el cuerpo ya no sea una amenaza para nosotros, sino que se convierte en el vehículo de nuestro espíritu para sanarnos, evolucionar y dar amor a los demás. Ese es el milagro.

Cuando tomas conciencia de cómo afectan los pensamientos a tu cuerpo, empiezas a ser más cuidadoso con lo que piensas, esto es liberador porque al cambiar la percepción que tienes de tu cuerpo, tu cuerpo cambia.

Una vez que empiezas a ver a tu cuerpo como amor, cambias el propósito y lo empiezas a usar como un vehículo para comunicar y transmitir ese amor.

Mantras para el amor propio:

“Yo me amo y me respeto, por esto me nutro con alimentos que me dan energía y benefician mi salud”.

 “Yo me amo y me respeto, por esto me relaciono con personas con las que me siento que puedo ser yo misma y me aman por como soy”. 

“Yo me amo y me respeto, por esto soy feliz con el trabajo que realizo”.

 “Yo me amo y me respeto, por esto me digo a mí misma todo lo que tengo bonito y acepto mis sombras”.

 “Yo me amo y me respeto, por esto me cuido y me mantengo activa físicamente”.

 “Yo me amo y me respeto, por esto decido vivir desde el amor y dejar atrás los miedos”.

Afirmación de Louise Hay para potenciar tu autoestima:

“Me quiero y me acepto a mí mismo.

De lo más profundo de mi, brota un manantial infinito de amor, el amor inunda todo mi ser, se transmite en todas direcciones y vuelve a mi multiplicado.

Doy y recibo más amor cada día y las reservas son inagotables.

Me quiero a mí mismo, por tanto cuido de mi cuerpo con amor.

Me quiero a mí mismo, por tanto vivo en un hogar confortable.

Me quiero a mí mismo, por tanto trabajo en algo que me gusta de verdad.

Me quiero a mí mismo, por tanto cuando trato con la gente o pienso en ella, lo hago con amor.

Me quiero a mí mismo, por tanto perdono el pasado y lo dejo en libertad.

Me quiero a mí mismo, por tanto vivo el presente y experimento cada instante como algo positivo, con fe en que me espera un futuro esplendoroso, feliz y seguro, pues soy un/a hijo amado del universo y el universo cuida de mí con amor.

Ahora y para siempre. Te quiero, te quiero de verdad”.

Louise Hay.

Visita a la tienda. click aquí

El poder de ananda shop

Deja una respuesta