En este momento estás viendo Cómo Dejar que tu Propósito te Encuentre

Cómo Dejar que tu Propósito te Encuentre

¿Estás luchando por descubrir tu propósito? Pero ¿cómo se consigue que tu trabajo sea tu pasión? ¿Cómo descubrir en qué somos realmente buenos? ¿No estamos la mayoría de nosotros simplemente en la oficina, taller, tienda o fábrica para recibir nuestra nómina a final de mes y disfrutar los fines de semana de eso que sí que nos motiva?

Sí definitivamente estás pensando que tu trabajo no te satisface del todo, que ya está bien de vivir agobiado, que esto hay que cambiarlo, ¡bingo! Ya has dado el paso más importante: tomar la decisión que no puedes pasarte 8, 9 ó 12 horas al día en un oficio o trabajo al cual llegaste por los motivos que fueran y que, en un momento dado de tu vida, dejó de ser el sitio en el que desearías pasar el resto de tus años. 

Si ya ha saltado esa chispa, empezamos con buen pie nuestro camino, ese camino que puede llevarnos a descubrir cómo y cuándo podemos llegar a disfrutar de nuestro trabajo ideal, ese que será para nosotros, el mejor trabajo del mundo.

“Dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición”.

George Bernard Shaw

No es complicado descubrir tu profesión ideal. Requiere solamente ganas de hacer un poco de introspección personal, tener un cuaderno de notas siempre cerca para anotar todo lo que se te venga a la cabeza y ser capaz de poner en marcha aquellos cambios que te parezcan necesarios para ello.

Ebook - Atraer Abundancia

DESCARGA TU EBOOK

Introduce tu nombre y tu email para descargar tu hoja de trabajo

50%

Nuestro proyecto de vida sólo es válido si, para empezar, es fantásticamente bueno para nosotros, y sólo para nosotros.

Hagas lo que hagas, tienes que ser feliz con ello, tiene que ser tu brújula interior, tiene que llenarte, tiene que cuadrar con tus expectativas.

El sacrificio por otros haciendo algo que odiamos, no nos gusta o no nos llena, no es un proyecto óptimo, por tanto, acabará por terminar.

Vivir de tu pasión es cumplir con tu misión en la vida. No existe posibilidad de error, porque ha sido diseñado así, para que cuando  trabajes según tus propósitos, el mundo se beneficie de ello, y, como dice la ley del bumerán, aquello que lances, vuelva a ti (y siempre con mucha más fuerza).

Todo lo anterior no es más que pura teoría de la felicidad encaminada a un solo objetivo: encontrar la actividad de tu día a día, que a todos los niveles va a hacerte sentir completamente feliz.

Presta atención a lo que te encanta hacer

He llegado a aprender que no podemos buscar nuestro propósito. Tenemos que permitir que nuestro propósito nos encuentre. Cuando estamos arraigados en lo que amamos hacer, en lo que nos hace felices y nos inspira, es cuando comenzamos a obtener una guía y una dirección clara hacia lo que se supone que debemos hacer.

Presta atención a todas las cosas que has hecho por elección a lo largo de tu vida.

 ¿Qué es DIVERTIDO para ti? Quizás te encanta enseñar. Quizás te encanta inspirar a la gente a través de tus palabras. Quizás te encanta hacer reír a la gente. ¡Confía en esa dirección! Estas pasiones y pasatiempos te muestran lo que estás aquí para compartir con el mundo.

Los regalos que estás aquí para compartir con el mundo provienen de lo que más te inspira y eleva tu existencia. 

Haz la lista de cosas que siempre has querido hacer, cosas que has pospuesto, actividades que necesitas. Cancela o di no a lo que no quieres hacer, aprende a rechazar peticiones. 

Ponte tú primero en la lista. No te traiciones, cumple tus promesas contigo mismo y podrás seguidamente cumplir mejor tus promesas hacia los demás.

Encuentra tu propósito

Cuanta más energía, ánimo, riqueza, etc., tengamos, más fácil será hacer que otros mejoren sus vidas, porque en el fondo, de eso se trata, ¿no? Cuanto más pronto te llenes tú, más pronto podrás hacer que los que están inmediatamente alrededor de ti sientan los beneficios que les puedes proporcionar.

Piensa que cuanto antes te pongas a trabajar de lo que más te gusta y disfrutas, más pronto vas a poder ofrecerte a ti mismo y a los demás todo lo que siempre has deseado darles (y darte). 

Es necesario conseguir que tu trabajo sea tu pasión, que tu día a día pase volando porque disfrutas tanto con lo que haces que no te importa que haya terminado la jornada laboral, se trata de sentir esa alegría por hacer algo interesante y que te reporta todo lo que necesitas para ser feliz y transmitir esa felicidad a los demás.

¿Cuál es mi misión en la vida? Solamente los grandes hombres transforman sus sueños en la misión de su vida.

José de San Martin

Encontrar tu profesión, trabajo o actividad ideal es darle sentido práctico a la pregunta: ¿y yo qué he venido a hacer aquí? 

Y una de las formas de descubrir cuál es la contribución que hemos venido a hacer a la humanidad es evaluar en nosotros mismos que es lo que realmente nos gusta hacer. 

La clave del éxito es

Es nuestra verdadera pasión. No nos asustemos pensando en cómo voy a cambiar ahora, en que eso no sé si realmente sabré hacerlo, en que no se puede vivir de ello, en que ese trabajo no me va a dar de comer, etc. Nuestra pasión. Eso es lo importante. 

¿Cuál es tu pasión? ¿Qué te vuelve loco? ¿Qué te gusta tanto hacer que te olvidas hasta de comer cuando estás en ello? Piensa también en esto. Si tuvieras todo el dinero del mundo, ¿qué harías? ¿Cómo sería tu día ideal si no tuvieras la obligación de levantarte cuando sonara el despertador? 

Si quieres descubrir tu misión en la vida, primero vacía tu mente de cualquier suposición, idea o pensamiento que hayan podido enseñarte sobre lo que puede ser ésta o lo que se supone que debes hacer.

Paso 1: Haz una lista de todo lo que consideras una pasión

Algo que te gusta especialmente, algo que te gustaría, si pudieras, que fuera la actividad que te permitiera vivir de ella. ¿Qué es lo que te gusta hacer? Si “pasión” suena demasiado grande en estos momentos como

para que puedas señalar algo en concreto, anota simplemente aquellas pequeñas cosas con las que disfrutas, sea lo que sea. 

No importa lo mínimo que pueda resultarte, que pienses que eso no tiene nada que ver con un trabajo, o que no le encuentres aplicación práctica alguna.

Nada de eso importa ahora, pero si anotar, en cambio, el máximo de cosas que te hacen sentir bien. 

Hay que encontrar alguna respuesta que nos indique por dónde van los tiros en la búsqueda de nuestro propósito en la vida. 

También te puede interesar:

Paso 2: Desarrolla y potencia tus talentos innatos

“Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan”.

Henry Van Dyke

El objetivo del ejercicio no es otro que determinar los 4-5 puntos más fuertes, y comprobar las habilidades que ya posees de forma innata. 

Date cuenta de que has estado viviendo toda tu vida siendo especialmente bueno en estas cuatro o cinco áreas y que es probable que nunca hayas llegado a plantearte si las estás exprimiendo como debes en tu trabajo y en tu vida cotidiana. 

¿Te imaginas qué pasaría si toda tu actividad girara en torno a aquello que haces mucho mejor que los demás?

Descubre tus talentos y revisa si están siendo puestos en práctica.

Paso 3: Encontrar la profesión más adecuada

Lo que necesitamos encontrar en este punto es aquella profesión afín al máximo número de talentos y puntos fuertes presentes en nosotros y que cuadre con tus pasiones y aficiones.

Recuerda que cuándo naciste trajiste un propósito contigo, una tarea, y todas las herramientas, sin excepción, para llevarla a cabo, por eso, encontrar el trabajo ideal es encontrar aquella ocupación en la cual podemos poner en práctica el máximo número de habilidades que tenemos.

A partir de aquí, reduce la lista de profesiones posibles a un máximo de 4 (aquellas en las cuales realmente por análisis, por intuición o por eliminación puedas poner en práctica todo el potencial que tienes y que te motivan, te gustan, te apasionan). 

Ahora es cuando puedes tachar y quitar todo aquello que no cuadra contigo, tus habilidades y tus fortalezas. ¿Y qué nos queda? Pues una lista de varias profesiones en las cuales todos tus puntos fuertes pueden ser puestos en práctica.

La premisa para encontrar el mejor trabajo del mundo: Una vez tengas claro las profesiones en que se aplican tus talentos y tus valores seguramente encontrarás una que cumplirá con todos los requisitos para convertirse en tu profesión ideal.

Paso 4: Suelta y confía:

Empujar y controlar te impide recibir orientación, mensajes intuitivos e inspiración.

Después de haber hecho las tareas anteriores de introspección, llega la hora de confiar en que lo que te espera es exactamente como debe ser. 

Confía en que las experiencias de tu vida están dirigiendo la próxima acción correcta hacia lo que estás aquí para hacer y para ser. 

Mantente abierto a recibir. ¡Alinea tu energía y comienza a atraer!

Presta atención a tu corazón, a tu intuición, no basado en un sentimiento de necesidad de querer saber por qué estás aquí y qué estás aquí para hacer. En cambio, confía en que tienes un propósito. Mantente abierto a recibir y encontrarás su propósito.

Tienes una misión en la vida. Encontrarla es poner en claro cuál es tu pasión, y el propósito que da sentido a todos los objetivos que puedas querer alcanzar.

Es algo que, en nuestro interior de una forma u otra, todos sabemos o intuimos, ya que nuestras preferencias e inquietudes naturales ya apuntan hacia un cierto tipo de actividad. 

Nuestra brújula interna siempre está pegando gritos diciendo que vayamos en tal o cual dirección, que allí es donde tenemos que estar, y que haciendo esto o aquello seremos más felices, estaremos más contentos y nos sentiremos mejor.

“Cuando estás al servicio de los demás y vives desde un lugar de inspiración, tu propósito te encuentra”

Gabrielle Bernstein

Paso 5: Sal de tu zona de confort:

Abre un hueco en la apática rutina que te lleva a levantarte de lunes a viernes apagando el despertador y viéndote en el trabajo sin saber cómo llegaste hasta allí y despertar la conciencia interna de que no hay que vivir cambiando horas por salario.

Sino que se puede cambiar pasión por beneficios personales, lo cual es lo mismo que decir que podemos vivir haciendo aquello que nos gusta enormemente.

El concepto de la zona de confort es aquel que dice que mientras hacemos cosas o estamos en sitios que nos resultan “familiares” nos sentimos cómodos, como la rutina que todos más o menos llevamos cada día de lunes a viernes. 

Usa tu imaginación, tu mente es vital para conseguir el objetivo, y es tu mejor herramienta mucho más que cualquier recurso externo que puedas encontrar.

Te recomiendo que hagas un Mapa de sueños, para que tengas una representación gráfica de tus objetivos, de cómo te visualizas, ya sea con tu negocio o con toga y birrete en tu graduación. Coloca fotos que representen el mejor trabajo del mundo para ti.

Analiza los obstáculos existentes y elimínalos, escribe tus objetivos, crea un plan de acción y enfócate en él.


El mejor trabajo del mundo está esperándote en algún lugar no muy lejano respecto de donde estás ahora. Quizás, en realidad, sólo necesitas un pequeño empujón para decidirte a dar el salto desde lo que estás haciendo en estos momentos a lo que de verdad has querido hacer toda tu vida.

Como has visto, no requiere nada más que un poco de conciencia y autoconocimiento, tener las ideas claras y saber planificar los pasos que podrán llevarte hasta allí.

Puesto que el camino puede ser largo, en términos temporales, ya que algunos cambios pueden tardar más o menos según su naturaleza, complejidad y las ganas que pongas en él, lo importante es siempre mantener la motivación y la vista puesta en el objetivo final.

Gracias a estar cumpliendo nuestra misión en la vida: Nos sentiremos realizados personalmente, estableceremos objetivos frecuentes que nos ayuden a crecer, creando proyectos que nos resulten atractivos, y ejecutando tareas con las que disfrutaremos en nuestro día a día.

Ahora es el momento de decidir ¿Has pensado ya cuál será el primer paso a cumplir?

Visita la Tienda, Click aquí

El poder de ananda shop

Deja una respuesta