En este momento estás viendo Aromaterapia

Aromaterapia

¿Qué es la aromaterapia?

 La Aromaterapia es una disciplina terapéutica que aprovecha las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas, para restablecer el equilibrio y armonía del cuerpo y de la mente para beneficio de nuestra salud y belleza.  

La palabra “aroma” significa olor dulce, y “terapia” tratamiento diseñado para curar.  A diferencia de otras terapias, el potencial curativo de la aromaterapia procede de su capacidad para promover la relajación y, al mismo tiempo, genera una sensación de alegría y tranquilidad.

La aromaterapia no reemplaza a la medicina tradicional, sino que la acompaña y hace que sus efectos sean más rápidos y duraderos porque llegan a la raíz emocional del problema, despertando nuestras propias energías sanadoras.

 Un aroma puede desencadenar toda una serie de recuerdos casi olvidados, la zona del cerebro asociada con el olor es la misma que la de la memoria.

La región olfatoria es el único lugar de nuestro cuerpo donde el sistema central está relacionado estrechamente con el mundo exterior, de este modo, los estímulos olfativos llegan directamente a las centrales de conexiones más internas de nuestro cerebro.

 La Aromaterapia se concentra en el sentido del olfato y del tacto porque a través de ellos logramos beneficiarnos de los aromas. 

Las investigaciones han demostrado que las personas responden a los olores a un nivel emocional superior que al de los otros sentidos.

 ¿Por qué  se considera a la Aromaterapia como el lenguaje del alma?

Algunos aceites tienen la propiedad de transformar y equilibrar nuestras emociones, reduciendo la ansiedad, la depresión o la fatiga mental.

Los aromas actúan en nuestro interior por asociación de imágenes, evitando la intervención de nuestra parte consciente que todo lo analiza y todo lo traduce a palabras comprensibles.

Aquello que nuestro cerebro percibe a través del olfato, lo sitúa en el área de las percepciones espirituales, armonizando nuestro cuerpo energético y accediendo de este modo a la regulación del área física que necesite ser reconstituida.

La aromaterapia actúa sobre los planos sutiles por ello ayuda a la meditación, visualizaciones, concentración y a todas aquellas técnicas destinadas a buscar el equilibrio y armonía interior. 

El tacto también influye en el sistema nervioso autónomo, relajando y llenando de energía al cuerpo al mismo tiempo, se ha demostrado que fomenta la secreción de endorfinas, conocidas como “las hormonas de la felicidad”, que actúan como narcóticos naturales del cuerpo al reducir el dolor y al producir una sensación bienestar.

Se dice que el uso de aceites esenciales comenzó en el antiguo Egipto antes de la invención de la medicina moderna. Los reyes y las reinas creían que las esencias aromáticas de las plantas eran un regalo para todos, por sus potenciales curativos y otros usos. De hecho, la solución de embalsamamiento original fue creada con aceites esenciales. 

¿Por qué los aceites esenciales son tan poderosos?  

Estos aceites se extraen directamente de la planta. Es la fuerza vital de la planta, eso es lo que hace que estos aceites sean tan poderosos cuando se usan correctamente. 

Los aceites esenciales son rápidamente percibidos por los receptores del olfato, que tienen un vínculo directo con el sistema límbico y pueden provocar poderosas respuestas fisiológicas, mentales y emocionales, por el simple hecho de percibir un aroma.

El sistema límbico forma parte del cerebro en el que se desarrollan una gran variedad de funciones, incluyendo el olfato, las emociones, el comportamiento y la memoria. Por esta razón, los aceites esenciales tienen un efecto especialmente poderoso a través de la aplicación aromática.

¿Cómo actúan los aceites esenciales?

Debido a la alta concentración de los aceites, usar apenas un par de gotas es más que suficiente. Solo toma 22 segundos para que las moléculas lleguen al cerebro una vez inhalado, en 2 minutos sus moléculas pasan al torrente sanguíneo y en 20 minutos han alcanzado las células de todo el cuerpo.

Cuando lo aplicas en tu piel, solo una gota es a veces todo lo que necesitas. Dentro de un minuto o dos, se absorbe y viaja en el torrente sanguíneo, y en solo 20 minutos, cada parte y célula de tu cuerpo sentirá los efectos de estos aceites esenciales. Así de poderosos  son, más efectivos que cualquier crema o pomada farmacéutica.

Estos aceites viajan a través de nuestros cuerpos, para limpiarnos y repararnos desde adentro, nos ayudan con los problemas de salud que podamos estar experimentando y nos refuerzan el sistema inmunológico ayudándonos a mantener nuestros cuerpos para que funcionen en condiciones óptimas.

Personalmente me encanta usar los aceites esenciales para meditar y alcanzar un estado de relajación profunda, el olor de estos aceites es increíble, en seguida me suben la frecuencia vibratoria.

Aceites esenciales utilizados en la aromaterapia 

  • Bergamota: Antidepresivo. Propiedades antisépticas. Ideal para el cuidado de pieles grasas y manchadas. Es sumamente efectivo en baños de inmersión y rociado en la habitación o ambiente de trabajo.  
  • Canela: Estimulante, antiséptico, excelente para la prevención de gripes y resfríos. 
  • Cedro: Calmante, armonizante. Se usa como complemento para el tratamiento de caída del cabello y caspa.
  • Ciprés: Antiséptico, antiespasmódico, diurético, antirreumático. Útil para el tratamiento del asma, bronquitis, tos convulsa y enfisema.  
  • Eucaliptus: Potente antiséptico y descongestionante. 
  • Enebro: Desintoxicante. Restaura el equilibrio psíquico. Ideal para baños y masajes para la celulitis. Propiedades diuréticas. 
  • Geranio: Equilibrante mental, físico y emocional. Ayuda a regular las funciones hormonales. Es diurético y astringente.
  • Incienso: Calmante. Ayuda a la meditación. A nivel piel se incluye en cremas rejuvenecedoras. 
  • Jazmín: Relajante. Ideal para el cuidado de la piel, en especial las pieles secas. Propiedades sensuales. 
  • Lavanda: Es un limpiador. Liberador de tensiones, reparador excelente para los músculos cansados, cicatrizante, ideal para quemaduras. 
  • Limón: Purificante. Refrescante. Estimulante del sistema linfático. Astringente. Antiácido, antiséptico. 
  • Manzanilla: Relajante, efectos calmantes sobre la mente y el cuerpo. Se aplica para dolores e inflamaciones y para los estados de enojo. Reparador del sueño.  
  • Melisa: Calmante. Su aroma es suave y exquisito. 
  • Menta: Estimulante, refrescante. Excelente para despejar la cabeza. Despierta, alivia el síndrome del viajero. 
  • Naranja: Angustia, depresión, insomnio. 
  • Pachuli: Calma y levanta el espíritu. Para acompañar los procesos de aprendizaje. 
  • Romero: Tonifica y levanta. Tónico estimulante a nivel cardíaco, hepático y biliar. Se usa para el cabello agregando unas gotas en el champú.  
  • Rosa: Propiedades femeninas. Calmante. Tonificante. Excelente para pieles secas, maduras o envejecidas. Propiedades sensuales.  
  • Salvia: Calmante, relajante, antidepresivo, para todo tipo de stress y tensión. Es útil en el tratamiento del asma, infecciones de la garganta y cuidado de la piel. 
  • Sándalo: Relajante, armonizador, ayuda a la meditación. 
  • Tea Tree: (árbol de té) Potente antiséptico. Excelente para el tratamiento de todas las afecciones de la piel por sus propiedades antisépticas, antivirales, antimicóticas, antiinflamatorias y cicatrizantes. 
  • Tomillo: Preventivo de infecciones en general, reforzando el sistema inmunológico. Purificador pulmonar, estimulante de la circulación sanguínea.  
  • Ylang-Ylang: Es un aceite exótico, con características sensuales y afrodisíacas. Excelente para el cuidado de la piel. Calma, relaja. Para dar un toque floral a las fórmulas en las que participa.

Inspirada en:

Deja una respuesta