En este momento estás viendo 6 Pasos para eliminar el Estrés

6 Pasos para eliminar el Estrés

Actualmente una gran cantidad de gente está viviendo con ansiedad, debido al estrés que genera está “nueva normalidad” de aprender a convivir con el virus. 

Aunque parezca casi imposible dejar de sentir miedo por esta situación que la humanidad enfrenta, debemos entender primero algunas cosas:

Vivir en miedo es vivir en modo de supervivencia, estás activando tu sistema nervioso primitivo o simpático, forma parte del sistema nervioso autónomo, que se ocupa de funciones automáticas del cuerpo como la digestión, la regulación térmica, los niveles de azúcar en la sangre, entre otros. 

Entonces cuando activamos el sistema simpático en nuestro cuerpo, cambiamos químicamente y se activan de manera automática las glándulas suprarrenales para movilizar una gran cantidad de energía .

Y esto sucede porque en el pasado, cuando nos tocaba huir de un tigre, o de otra amenaza, utilizábamos esta energía para correr y salvar nuestra vida.

La respuesta al estrés se activa con un simple pensamiento y dura más de lo debido.

Cada vez que alteramos el equilibrio químico del cuerpo, se produce lo que llamamos: estrés.

La respuesta de estrés es la manera innata del cuerpo de responder a lo que le hace perder el equilibrio y a lo que hace para recuperarlo.

Lo importante de conocer esto, es que cada vez que generamos esta respuesta de estrés, y el cuerpo genera esa cantidad de energía, es energía que le roba al sistema inmunológico.

Tanto si vemos a un león que viene hacia nosotros, o si vamos en el tráfico tarde a una junta o como es el caso que estamos viviendo: si vemos noticias. La respuesta de estrés se activa porque estamos reaccionando al medio exterior.

Los seres humanos activamos la respuesta de lucha o huida con un simple pensamiento. Y ese pensamiento puede venir de tu imaginación o ser real y de igual forma se activa esta respuesta.

Así pues, tanto si anticipamos una experiencia que nos produce la respuesta del estrés como si la recordamos, el cuerpo está existiendo en el futuro o en el pasado. Convertimos por desgracia las situaciones estresantes breves en largas.

Frente al estrés el sistema inmunológico se queda sin energía para la regeneración y la persona acaba enfermándose, ya sea por un resfriado, un cáncer o por artritis reumatoide (todos son trastornos autoinmunes).

¿Qué es lo más perjudicial de las respuestas de estrés activadas por las presiones del pasado, presente y el futuro?

Cuando perdemos el equilibrio químico tan a menudo, esta falta de equilibrio acaba siendo el estado habitual, entonces se disparan todos los gatillos de la genética, y en la mayoría de los casos significa sufrir alguna enfermedad.

La razón es evidente: el efecto dominó de la cascada de hormonas y de otras sustancias químicas liberadas como respuesta al estrés puede alterar algunos genes y producir con ello enfermedades.

Por ejemplo, cuando vivíamos en la época de las cavernas, y un león nos perseguía, la respuesta de estrés lo que hacía era protegernos del medio exterior. Esto es una conducta adaptativa. 

Pero si durante días y meses te preocupas por tu trabajo, ves diario las noticias para estar informado y te bombardean con malas noticias, encima te obsesionas con el aseo para combatir el virus, estás situaciones crean las mismas sustancias químicas que si te estuviera persiguiendo un león.

Esto es una conducta desadaptativa. Cuando este estado de emergencia dura demasiado, la respuesta de lucha o de huida usa la energía que tu medio interno necesita.

El cuerpo le roba esta energía vital al sistema inmunológico, al sistemas endocrino, entre otros, y se la envía a los músculos para que puedas luchar contra un depredador o huir del peligro. 

Esto sólo te perjudica.

Desde una perspectiva psicológica, la sobreproducción de hormonas de estrés genera emociones humanas de ira, miedo, envidia y odio; fomenta sentimientos de agresividad, frustración, ansiedad e inseguridad y provoca experiencias de dolor, sufrimiento, tristeza y depresión. 

La mayoría de la gente se pasa la mayor parte del tiempo preocupándose con pensamientos y sentimientos negativos y no porque le pasan situaciones negativas, sino porque viven anticipando el estrés (preocupándose por un montón de cosas que nunca pasarán) o reexperimentándolo con los recuerdos.

De acuerdo con el Dr Joe Dispenza, cuando se activa la respuesta del estrés, nos centramos en tres elementos:

  • El cuerpo (Debo protegerlo).
  • El entorno (¿Adónde puedo ir para huir de la amenaza?).
  • Tiempo (Cuánto tiempo tengo para evitar esta amenaza?).

Los humanos estamos tan dominados por los Tres Grandes porque constantemente estamos viviendo en un estado de supervivencia. 

La respuesta de estrés y las hormonas que secreta nos obliga a obsesionarnos en el cuerpo, el entorno y el tiempo. Por eso empezamos a definir nuestro “yo” en el marco del reino físico, nos volvemos menos espirituales, vivimos atrapados en el ego y vemos como “real” está realidad holografica que estamos experimentando.

Vivir en un estado permanente de supervivencia hace que nos centremos en el 00,00001 por ciento de la realidad en lugar de hacerlo en el 99,99999 por ciento.

Entonces en ese momento nos desconectamos del campo universal de inteligencia o Fuente/Dios y creemos estar separados de él.

Si el modelo cuántico de la realidad lo define todo como energía, ¿por qué nos percibimos más como seres físicos que como seres de energía?

Y es porque estás emociones de supervivencia o vivir en el estrés hace que vivamos en una frecuencia vibratoria baja, quiere decir, que vibran con una longitud de onda mas lenta y, por lo tanto fomentan lo físico.

Y vibrar en una frecuencia vibratoria baja nos hace una coincidencia con la vibración de las enfermedades, haciéndonos compatibles con ellas.

Recordemos que cada emoción humana tiene una vibración, como lo demostró el Dr. David Hawkins a través de la tabla de la conciencia.

6 pasos para eliminar el estrés:

  1. Sé testigo de esa voz de tu cabeza: esto se le llama “observar al pensador”, de este modo el pensamiento pierde poder sobre ti y se disuelve rápidamente, porque ya no lo llenas de energía y no te identificas con tu mente. De esta manera tu controlas tus pensamientos.

2. Deja de ver noticias: Las noticias que pasan en televisión o en los periódicos básicamente son malas noticias. Las buenas noticias sencillamente no venden. Si hay algo de verdad importante sucediendo, inevitablemente te va a llegar a tu celular. Además los noticieros son alarmistas y pasan las mismas malas noticias una y otra vez.

“ La inspiración se alimenta del aislamiento. Lejos de la distracción digital incesante y del exceso salvaje de comunicación que domina las horas de la mayoría de la gente”.

Robin Sharma.

3. Haz ejercicio: Los días mejoran radicalmente si haces ejercicio, esto hace que el cerebro opere al su máximo nivel cognitivo, con lo cual la energía se estimula, el estrés se disipa y, en consecuencia, el sentimiento de felicidad se expande. 

No hay excusa para no mover el cuerpo un rato, aunque sea pon música alegre y ponte a bailar.

4. Medita: Construye una practica espiritual, que se convierta en un hábito para ti. La meditación genera ondas alpha y theta en el cerebro. Para las personas que tienen mucha experiencia en la meditación, estas ondas aparecen rápidamente. 

Mientras que para los que apenas comienzan a hacer meditación le puede tomar media hora entrar en esta ondas. Estas mismas ondas cerebrales son las que se generan justo después que nos quedamos dormidos, cuando nos acostamos a tomar sol, o justo después de darnos un baño calientito. Todos tenemos un spa dentro de nosotros que podemos acceder a el cuando queramos. Sólo se trata de conocernos y practicar la meditación.

5. Practica la gratitud: es una herramienta increíble, cuando estás en un estado de gratitud no hay lugar para la preocupación, porque los dos no pueden coexistir.

Empieza a enumerar todas las cosas por las cuales estás agradecido, lo importante es que cambies el foco de atención del patrón adictivo que es el preocuparse, a un estado de gratitud.

6. Sonríe: Está bien darse cuenta de las cosas que están mal, pero no hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en este mundo lleno de posibilidades. Lo único que sí podemos cambiar y controlar cada día son nuestras emociones. Vivir con entusiasmo es una de las claves para una vida de éxito.


Mantra: “Estoy agradecido. Perdono y doy. Mi vida es bella, productiva, próspera y mágica”.


“El poder verdadero y perdurable se expresa cuanto tomas contacto con tus dones originales y cuando llevas a la práctica tus talentos más espléndidos como ser humano. Las verdaderas riquezas se consiguen viviendo con las nobles virtudes de la productividad, la autodisciplina, el coraje, la honestidad, la empatía y la integridad, así como siendo capaz de dirigir tu día en lugar de seguir al rebaño como la oveja que nuestra sociedad enferma nos enseña a ser”.

Robin Sharma.
Ebook - Atraer Abundancia

DESCARGA TU EBOOK

Introduce tu nombre y tu email para descargar tu hoja de trabajo

50%

Ver esta publicación en Instagram

✨La tierra 💙 es un lugar de diversión porque cuando regrese tu alma a la Fuente, no tendrás cuerpo y extrañaras las experiencias que solo se pueden vivir aquí. ✨ Ahora aquí en este instante, recuerda que eres un ser de luz consciente de tu momento presente, disfruta cada experiencia que vivas, así sea la más aburrida acción, de las que están llenos nuestros días rutinarios. 
Vive cada instante con el corazón y el mismo entusiasmo de un niño que está conociendo el mundo💙💙💙 • • • • #intención #intenciónpositiva #intenciónpura #manifestar #pazinterior🙏 #nuevahumanidad #menteconsciente #espiritualidad #soyespiritual #espiritualidad #espiritualidademoderna #amorverdadero #amor #vivirfeliz #aprendiendoavivir

Una publicación compartida por El poder de ananda (@el.poder.de.ananda) el

Inspirada en:

Deja una respuesta